Detención de islamistas
Momento de la detención de los islamistas. Felix Ordóñez / Reuters. REUTERS

La Operación Nova diseñada para atrapar a los yihadistas que planeaban un atentado contra la Audiencia Nacional tuvo acceso a una serie de cartas enviadas entre algunos presos integristas.

"El musulmán ahora tiene dos sitios donde ir: a la cárcel o a la 'yihad", esta es una de las contundentes frases que se puede leer en las misivas a las que ha tenido acceso el diario El País. Estos son algunos de los fragmentos de la correspondencia incautada:

Nos encontramos solos en este mundo"

Carta de Jaloul Al-ma-ásecri a Mohamed Achraf: "Nos encontramos
solos en este mundo, por tanto, sólo encontraremos un sitio adecuado si salimos para la yihad en las montañas con nuestros hermanos resistentes, espero que Alá nos junte con ellos".

Carta de Addila Mimon a Mohamed Achraf: "Soñé que estaba luchando a tu lado y nos dispararon, te pregunté si nos íbamos a morir como mártires y me dijiste que sí, y justo me desperté del sueño. Me ha dicho uno que tiene teletexto que los americanos han dicho que los terroristas más peligrosos son los argelinos (...)".

Carta de Mohamed Achraf a Afif Said (Brahim). "¡Querido hermano Brahim, vice-emir del grupo Salafista! Nosotros lo que queremos es prepararnos para la lucha por Alá. Tú sigue tu camino, te doy una buena noticia: he creado un nuevo grupo, están dispuestos a morir por Alá en cualquier momento, estamos esperando a que salgamos para empezar a trabajar directamente, y tú con nosotros en el grupo, es nuestro deber pensar y proyectar porque hombres hay, armas también, y el sitio tampoco nos falta, sólo nos falta la práctica".

Sentencia 11- M

Por otro lado, la proximidad de la sentencia del juicio por el 11-M, que se dará a conocer el próximo 31 de octubre, ha provocado que el Ministerio del Interior active rigurosos mecanismos en cuanto al nivel de alerta en que se encuentra España desde que comenzó el juicio.

En Ceuta, más de sesenta agentes de los servicios de Información adscritos tanto a la Policía Nacional como a la Guardia Civil, trabajan sin descanso para garantizar la seguridad.