Trump
Donald Trump durante su intervención en la Conferencia anual de Acción Política Conservadora. Olivier Douliery / EFE

El presidente de EEUU, Donald Trump, pedirá un aumento de 54.000 millones de dólares en el gasto en Defensa y Seguridad para el nuevo año fiscal, que en Estados Unidos comienza el próximo octubre, dentro de un plan presupuestario que reducirá recursos para el Departamento de Estado, según ha adelantado este lunes la Casa Blanca.

Trump ha anticipado que solicitará un incremento "histórico" en el gasto en Defensa, que el Gobierno ha cifrado en unos 54.000 millones de dólares, y que su presupuesto para el año fiscal 2018, que entregará al Congreso en marzo, estará centrado en la "seguridad" de EEUU. "Este presupuesto será de seguridad pública y seguridad nacional", ha enfatizado Trump durante su discurso ante la Asociación Nacional de Gobernadores en la Casa Blanca.

Por otro lado, altos funcionarios de la Oficina de Presupuesto de la Casa Blanca adelantaron bajo anonimato en una conferencia telefónica que habrá incrementos de recursos para Seguridad y Defensa, y una "gran reducción" en el gasto en ayuda a terceros países. Trump ha prometido "hacer más con menos" y ha agregado que es necesario que Estados Unidos "comience a ganar guerras de nuevo".

El Gobierno de Trump prevé mandar este lunes a todas las agencias federales sus metas de gasto para el nuevo año fiscal, con el objetivo de que cada una de ellas elabore sus planes para enviar el borrador presupuestario al Congreso durante el mes de marzo.

Así lo explicó bajo anonimato en una conferencia telefónica un funcionario de la Oficina de Presupuesto de la Casa Blanca, que precisó que los 54.000 millones de dólares adicionales solicitados para Defensa se tendrán que compensar con recortes en "la mayoría" del resto de las agencias federales y en programas de "baja prioridad".

Ese funcionario apunta a que habrá una "gran reducción" en el gasto en ayuda y cooperación con terceros países, que depende del Departamento de Estado.

Los objetivos presupuestarios de Trump para el año fiscal 2018 se conocen un día antes del discurso que ofrecerá el presidente ante una sesión conjunta del Congreso.

Al respecto, Trump ha afirmado que en esa intervención prevé enfatizar su promesa de "arreglar" la infraestructura de EEUU, un ámbito en el quiere gastar e invertir más.

La semana pasada, en un discurso ante la Conferencia anual de Acción Política Conservadora (CPAC), Trump ya prometió que EEUU volverá a "ganar" e imponer su poderío militar gracias a un gran aumento del gasto en defensa.