Los hechos se remontan a finales de septiembre de 2013, cuando los procesados Alejandro M.N. y Antonio M.G. comienzan una reyerta y utilizando botellas rotas o casos se agredieron.

El acusado Antonio agredió a Alejandro en la cabeza y el cuello y le gritó que le iba a matar. Así, la víctima sufrió lesiones y una de las heridas se produjo en una zona de riesgo vital, que supusieron casi 50 días en curar.

A su vez, Alejandro propinó a Antonio en el transcurso de la reyerta diversos golpes por todo el cuerpo que le causaron lesiones que tardaron 12 días en curar.

Para el fiscal, los hechos son constitutivos de un delito de homicidio en grado de tentativa, por lo que procede imponer para Antonio M.G. la pena de seis años de cárcel y una orden de alejamiento sobre Alejandro de 200 metros durante seis años.

El fiscal acusa a Alejandro M.N. de un delito de lesiones, por el que procede imponer la pena de dos años y seis meses de cárcel y la misma orden de alejamiento. Ambos reclaman una indemnización por sus lesiones y secuelas.

Consulta aquí más noticias de Murcia.