En declaraciones a Europa Press, Lobón ha señalado que, después de cinco años, tenía la "tranquilidad" de que "como había hecho las cosas", se daba "contra la pared" ante la situación judicial.

"Soy una persona seria pero en la justicia española lo tienes que demostrar, y más en estos momentos en los que la presunción de culpabilidad de los políticos está al orden del día", ha manifestado el exsecretario de Turismo.

Con todo, Lobón ha insistido en que se encuentra "muy contento, tranquilo y muy satisfecho de que haya acabado el proceso aunque hayan pasado cinco años".

A nivel profesional, ha reconocido que salvo algunas personas que le han "echado unas mano estando imputado y siendo político", ha tenido "pocas posibilidades de tener trabajo". Además, ha indicado que tanto él como su mujer han tenido problemas de salud derivados del "estrés" que ha supuesto el proceso.

Preguntado por si ve posibilidades de que haya resarcimiento a nivel jurídico, Luis Lobón lo ha negado aunque no ha hablado de ello con su abogado y "políticamente tampoco", ha recalcado: "Me cesaron de un día para otro y no espero ningún gesto de nadie".

El que fuera secretario de Turismo es uno de los cinco exaltos cargos valencianos acusados de haber adjudicado al Instituto Nóos 3,6 millones de euros en contratos sin concurso público para organizar tres ediciones de los Valencia Summit -entre 2004 y 2006-. Los cinco han resultado absueltos este viernes de los delitos de los que se les acusaba, según el dictamen de la Audiencia de Baleares.

En la misma situación que Lobón quedan el exvicealcalde de Valencia, Alfonso Grau; el exdirector general de la Ciudad de las Artes y las Ciencias, Jorge Vela; su exdirectora de gestión, Elisa Maldonado, y el sucesor de Vela, José Manuel Aguilar.

Consulta aquí más noticias de Valencia.