Según ha informado a Europa Press el alcalde de O Rosal, Jesús María Fernández Portela, dos de los caballos murieron en el acto, y el tercero fue sacrificado por una veterinaria debido a las lesiones que presentaba. Sus propietarios "estuvieron en el lugar del accidente" para hacerse cargo, tras lo

que será la administración la que determine si corresponde alguna sanción.

Los accidentes tuvieron lugar en la CG-4.2, que une A Guarda y Tui. El primero de ellos, que fue doble, ocurrió sobre las 2,25 horas a la altura de O Rosal, cuando dos conductores que iban en sentidos opuestos de la circulación chocaron cada uno con un caballo. Posteriormente, sobre las 8,00 horas, fue una mujer la que atropelló a un tercer caballo en el término municipal de Tomiño.

El alcalde de O Rosal ha manifestado que los vehículos sufrieron importantes daños -"uno de ellos, sobre todo, para desguace", ha dicho-, pero "por suerte" no ha habido que lamentar daños personales graves en ninguno de los conductores.

Tal y como ha indicado, de momento, no se sabe "cómo ni por qué accedieron al vial" los animales, si bien ha apuntado que se cree que los caballos, que recorrieron varios kilómetros antes del lugar de los accidentes, llegaron hasta una carretera provincial y accedieron a una rotonda, desde donde pudieron entrar en la CG-4.2.

El regidor ha reconocido que "no es la primera vez" que acceden animales a la vía, pero ha dicho "nunca" se había dado "esta situación", por lo que ha anunciado que se reunirán la Diputación de Pontevedra, la Xunta y el Ayuntamiento para coordinarse y tratar de buscar una solución. "Hay que tomar cartas en el asunto y resolver esto cuanto antes para que no vuelva a repetirse", ha sellado.

Consulta aquí más noticias de Pontevedra.