El jurado consideró probado, y ratificado por el tribunal, que hace ya más de dos años el hombre, Domingo M.S.J. administró sedantes a su madre en la vivienda en la que convivían y le cortó la cabeza con un hacha que había comprado para tal fin.

Así, consideran probado que el acusado diseñó el asesinato previamente y ensayó en su madre tanto la dosis de sedantes necesaria como el golpe de hacha con sandías y melones.

La resolución admite que el acusado tiene un trastorno de conducta, pero rechaza que ello sea considerado atenuante, pues consideran que no afectó ni a su juicio ni a su capacidad para llevar a cabo el crimen.

Consulta aquí más noticias de Las Palmas.