Northern lights above the Mt. Hekla volcano in Southern Iceland
Aurora boreal en el sur de Islandia. Feo Pitcairn Fine Art

Las auroras boreales generan la expectación suficiente para motivar que muchos viajen a Islandia para verlas. No obstante, la policía de este país ha tenido que advertir a los turistas para que no intenten ver este espectáculo de la naturaleza mientras se encuentran al volante.

Según informa la BBC, agentes del sur de Islandia tuvieron que retener durante la semana pasada a dos vehículos que circulaban de forma irregular, pensando que los conductores se encontraban bajo los efectos del alcohol.

No obstante, en ambos casos éstos se encontraban en perfectas condiciones para conducir. Simplemente se encontraban fascinados por la aurora boreal que cubría el cielo en aquel momento.

La página web Iceland Magazine se hacía eco de la noticia y tildaba el suceso como "los conductores bajo la influencia de la aurora".

El primer incidente se produjo en la carretera hacia el aeropuerto, cuando el coche giró bruscamente en mitad de la vía. Según relató un agente de la policía, el conductor se defendió diciendo que mientras conducía vio una aurora boreal y que no pudo dejar de mirarla.

Parece que los turistas no hacen la vida fácil a los islandeses, sobre todo cuando se encuentran al volante de sus vehículos. En el 2015, los agentes de carreteras se quejaban de que los visitantes eran los principales causantes de colisiones por parar de forma brusca sus coches en medio de la carretera.

Entre los motivos de sus imprudencias al volante; fotografiar ovejas, caballos o cualquier cosa que quisiesen capturar con sus cámaras y que les llamase la atención. Por el momento, hasta se ha sugerido la creación de paradas con el objetivo de que los turistas realicen sus fotografías sin provocar peligro para la seguridad vial.