Agentes de la Guardia Civil detuvieron en Quintanilla-Sopeña (Burgos) a un preso que se encontraba fugado, que fue sorprendido al volante de un turismo robado que conducía sin carné y, además, que agredió a los funcionarios que le interceptaron.

Los hechos se produjeron en la madrugada de ayer, cuando el citado individuo, U.L.L, de 25 años y con tres antecedentes, fue detenido como autor de los delitos de hurto de vehículo, atentado a agentes de la autoridad y quebrantamiento de condena. Además, estaba reclamado por haberse evadido el pasado mes de agosto del centro penitenciario en el que se hallaba cumpliendo condena.

Su detención se produjo después de que la Guardia Civil recibiera una llamada dando cuenta de que un individuo había sustraído un coche en Villasana de Mena y se había dado a la fuga. Poco después, una patrulla de la Benemérita vio el coche aparcado cerca de la gasolinera de Bercedo, justo cuando salía un individuo de un bar y se montaba en el turismo.

Una patrulla vio el coche aparcado cerca de la gasolinera de Bercedo, cuando salía un individuo de un bar y se montaba en el turismo.

Los funcionarios tuvieron que tirarse a un lado para evitar ser atropellados, para luego iniciar la persecución del conductor fugado por la carretera N-629 (Oña-Santoña), trayecto en el que el turismo del detenido circuló con las luces apagadas, en sentido contrario y poniendo en peligro la seguridad de otros automovilistas.

Finalmente, a la altura de Quintanilla-Sopeña, los agentes alcanzaron el vehículo, cuyo conductor opuso una fuerte resistencia y lesionó a uno de ellos.

En las indagaciones posteriores, se pudo saber que el detenido tenía retirado el permiso de conducir, les constaban antecedentes y estaba reclamado por un Juzgado de Burgos.

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE BURGOS