Carod Rovira
Carod Rovira en el debate de La 1. TVE

El vicepresidente del Gobierno catalán, Josep Lluís Carod-Rovira, ha asegurado que el futuro del catalán depende de los catalanohablantes, y en este sentido ha pedido "no echar las culpas de los déficits actuales" del catalán a los inmigrantes que no hablan catalán.

Asimismo, Carod ha pedido "amabilidad" y "mano izquierda" en los planteamientos lingüísticos para ampliar la comunidad lingüística catalana, formada actualmente por unos nueve millones de personas, ha dicho.

Carod-Rovira ha hecho esta petición en la clausura de la jornada titulada Lengua y sociedad en los territorios de habla catalana al inicio del siglo XXI, organizada por el Ejecutivo catalán.

Catalanohablantes en minoría

El vicepresidente ha dicho que estos inmigrantes "en muchos casos no sabían que esta lengua existía" antes de venir a Catalunya, por lo que ha insistido en que los déficits del catalán competen a los "catalanohablantes" y a quienes se han decidido a hablar esta lengua.

Hablar catalán debería ser motivo de orgullo

"Si todos nosotros actuamos en consecuencia, el futuro de nuestra lengua estará más vivo que nunca", ha apuntado Carod, que ha reivindicado el "orgullo" de pertenecer a la comunidad lingüística catalana.

Por otra parte, se ha dirigido a las personas que hablan catalán en territorios donde la lengua mayoritaria es otra para decirles que quizá son "minoría" en esas zonas, pero que han de ser conscientes de que pertenecen a una comunidad mucho más amplia.

Carod ha dicho que han de sentirse "lingüísticamente acompañados", y que utilizar el catalán "debería ser motivo de orgullo