Xavier M.M., el chico de 21 años detenido en Santa Coloma de Cervelló (Barcelona) por agredir a una adolescente ecuatoriana de 16 años , ha declarado hoy martes en diferentes cadenas de televisión que no se acuerda de lo sucedido en el tren de los Ferrocarriles de la Generalitat (FGC) donde tuvo lugar la agresión en el trayecto entre Plaça España y Martorell.

El joven está en libertad con cargos a espera de juicio. El juez de Sant Boi de Llobregat que decretó su libertad lo hizo al no tener otra opción ya que la parte acusadora no pidió ninguna medida, como la prisión preventiva.

Cuando uno va muy borracho no sabe lo que hace

"
Iba muy borracho, no me acuerdo de casi nada. No sé lo que pasó. Cuando vas borracho, depende como vayas, no sabes lo que haces", ha dicho a las cámaras de televisión.

El joven, con antecedentes por robo con violencia, pegó patadas y puñetazos a su victima, además de insultarle y amenazarla de muerte, mientras se lo explicaba a un amigo por un teléfono móvil.

"Se me ha ido la olla, pero mucho. Me siento responsable, la culpa es mía", ha manifestado a los periodistas.

SOS Racisme ha convocado para estar tarde una concentración de protesta en la plaça Sant Jaume.

Se encara a los periodistas

El joven se ha encarado inicialmente con los medios de comunicación concentrados delante de su casa, diciéndoles groserías y acusándoles de que "la mitad de las cosas que decís son mentiras".

La joven ecuatoriana está recibiendo tratamiento psicológico tras la brutal agresión
Cuando ya estaba más calmado ha llegado a pedir disculpas a la menor agredida que "no se merecía lo que le hice". La adolescente se encuentra en tratamiento psiquiátrico.

Xavier se ha justificado aludiendo a su estado de embriaguez aunque asumía que "no me queda otro remedio" que afrontar lo que decida el juez.

Piden que sea delito

La organización Movimiento contra la Intolerancia ha solicitado hoy a la Fiscalía que la agresión sea tratada como un delito al tiempo que exige la creación de una Fiscalía específica contra la xenofobia, el racismo y los delitos de odio.

Esta asociación afirma que la agresión de Barcelona "es uno de los más de 4.000 casos de agresiones de este tipo que se producen en España registados en más de 200 municipios".

Él la ha denunciado

La abuela del agresor, con la quien vive junto a su padre, ha afirmado a la productora Atlas de que su nieto también ha denunciado a la menor ecuatoriana porque "dice cosas que no son".

La Guardia Civil aseguró ayer a 20 minutos que no les consta que el agresor presentara una denuncia contra la menor, que se negó a que le facilitaran un abogado para denunciar al joven. "Me llamó para decirme que se había discutido con una chica y lo había cogido la Guardia Civil", explica la abuela que califica a su nieto como una persona "reservada, que nunca explica nada.