Dice estar «arrepentido» de matar de 42 puñaladas a un compañero en Vigo
El acusado, Sergio G. P., ayer en el primer día de juicio(Salvador Sas / EFE).
El fiscal pide una pena de 27 años de cárcel. Ayer comenzó en Vigo el juicio por la muerte de Pablo D. F. en el transcurso de una discusión ocurrida en julio de 2006 en el barrio vigués de Teis.

Durante la primera jornada de la vista oral, el acusado, Sergio G. P., se mostró «muy arrepentido» de los hechos, pero negó que tuviese la intención de acabar con la vida de Pablo, su compañero de trabajo.

Pese a que el informe forense confirmó que la víctima recibió 42 puñaladas antes de ser calcinada, el acusado insiste en que no recuerda los detalles de lo sucedido. Explicó que fue a casa de la víctima para tratar la venta de una moto, aunque la discusión «se fue de las manos» y derivó en la relación que el imputado mantenía con la pareja del fallecido.

El Ministerio Fiscal solicita una pena de 27 años y nueve meses de cárcel, además de una multa de 150.000 y 9.600 euros para la familia de la víctima. La acusación particular eleva la pena a cuatro años más y a la prohibición de vivir en Vigo.