Una de cada cinco paradas de la capital no tiene taxis
Antes de que pusieran la marquesina del autobús delante de la farmacia Caffarena . ( M. Mesa )

De un lado, los vecinos que piden que en las parada haya al menos un taxi aparcado y no tener que pagar de más al pedirlo por la emisora. Del otro, los conductores que no van a determinados barrios porque no les sale rentable o el espacio reservado está ocupado por coches. Y en medio, el Ayuntamiento, que sólo obliga a cubrir la parada del aeropuerto por turnos.

Detrás de los argumentos de unos y otros se descubre una realidad que sufre más el malagueño de a pie: 14 paradas de las 75 que constan en el registro oficial del Instituto Municipal del Taxi no se utilizan, según cálculos de representantes de los autónomos (Aumat) y asalariados.

Eso supone que 56 plazas reservadas (de las 741 en total) no se usan para esos fines. Y al margen de que a estos profesionales no les trae mucha cuenta estar en ellas, la mitad de esas 56 plazas las ocupan coches con frecuencia.

«Vivo en Nueva Málaga y me encantaría salir y pararme en la parada de mi barrio, pero siempre está ocupada. Sigo a la de Miraflores de los Ángeles, y lo mismo. Por mí, estaría parado en El Palo y Pedregalejo, pero puede que llegues y no puedas entrar. Todo eso se solucionaría con un mayor seguimiento de la Policía Local», explica Jesús Valverde, que lleva 17 años al volante.

Caos entre buses, taxis y coches en Caffarena

Antes de que pusieran la marquesina del autobús delante de la farmacia Caffarena (foto), en la parada (una de las más usadas) cabían 12 taxis, pero ya apenas hay hueco para siete. Y a veces ni esos entran cuando se arma el caos entre los autobuses y los coches mal aparcados.

Paradas vacías. ¿Fijar turnos para cubrirlas o eliminarlas?

Autónomos (Aumat)

«Es un negocio personal». El presidente de los autónomos (Aumat, mayoritaria), Ángel de Mula, defiende que es imposible que el Ayuntamiento obligue a cubrir una parada cuando es un negocio que busca la rentabilidad y no está subvencionado como el transporte público. Este colectivo ha presentado un plan para cambiar algunas de ellas. Aún así, cree que al pedir un servicio por la emisora sale algo más caro pero es más cómodo. Al día se reciben unas 5.000 llamadas.

Instituto del taxi

«Servicios mínimos en las paradas de los barrios». Fuentes municipales admiten que el servicio tendría que prestarse en las paradas establecidas, pero no se puede obligar.

Tampoco hay medios para controlarlo. «Se realizan muestreos en las paradas para ver el servicio», aseguran. De hecho, insisten en que los taxistas son los que piden dónde hay que poner una parada o quitarla. Una solución, según las citadas fuentes, sería crear un servicio mínimo por barrios.

Asalariados

«Descansar por turnos». El presidente del colectivo de asalariados del taxi, Arturo Kindelán, cree que el Ayuntamiento debería volver a los años en que había turnos obligados de descanso y con eso se garantiza más presencia, sobre todo en la hora punta que cierran los bares. Por otro lado, critica la actuación de la Policía Local a la hora multarles cada vez que paran a recoger o dejar personas donde no se puede. Hasta 300 compañeros fueron sancionados en un mes.