Ya son miles los compostelanos que sufren la gripe, que ha llegado a la ciudad al mismo tiempo que el descenso de las temperaturas de los últimos días. Los servicios de Urgencias del Hospital Xeral y de los 13 centros de salud del área metropolitana se empiezan a colapsar, como pasó en la mañana de ayer. Además, se ha disparado el número de santiagueses interesados en vacunarse, aunque el plazo para hacerlo no termina hasta el 30 de noviembre (se administrarán unas 75.000 unidades en toda la comarca). Las recomendaciones de los profesionales son las mismas que en años precedentes: no es necesario acudir a los servicios de urgencias por una gripe. Sin embargo, la lista de espera para ver al médico de cabecera ya supera los siete días.