Rescate en el hotel Rigopiano
Fotografía facilitada por el Servicio de Rescate e Intervención en Montaña italiano que muestra el personal de rescate trabajando en la zona del hotel Rigopiano. EFE

La búsqueda de desaparecidos entre las ruinas del hotel Rigopiano, sepultado por un alud en Italia, ha terminado, después de que se recuperaran por la noche los últimos dos cadáveres, lo que sitúa el balance en 29 víctimas mortales.

Una fuente de Protección Civil informó este jueves de que el balance final del suceso se sitúa en 29 muertos y 11 supervivientes, de ellos nueve recuperados de entre las ruinas y otros dos que lograron evitar el alud y dar la voz de alarma.

La fuente recordó que la búsqueda se ha basado en las cifras proporcionadas por la delegación del Gobierno de Pescara (centro), en las que figuraban 40 personas dentro del hotel en el momento del desastre: 28 huéspedes y 12 empleados.

El suceso se produjo en la tarde del pasado 18 de enero, cuando una avalancha arrolló y sepultó el hotel Rigopiano de Farindola (centro), situado a 1.200 metros de altitud en el macizo del Gran Sasso, enclavado en plena cordillera de los Apeninos.

El alud se desencadenó tras las intensas nevadas registradas y presumiblemente por la serie de terremotos que se sintieron aquel día en esta zona montañosa de la región de Abruzos, cuatro de ellos de magnitud superior a los 5 grados en la Escala de Richter.El alud se desencadenó tras las intensas nevadas registradas

El hotel quedó sepultado y destrozado prácticamente por completo y los equipos de rescate lograron rescatar con vida de entre sus ruinas a un total de nueve personas, de ellas cuatro niños de entre 6 y 10 años, dos hombres y tres mujeres.

Los fallecidos son 15 hombres y 14 mujeres y algunos ya han sido enterrados por sus familiares, como es el caso de Sebastiano Di Carlo y Nadia Acconciamessa, cuyo hijo Edoardo, de 10 años, sobrevivió a la tragedia.

Las tareas de rescate concluyen tras una semana de intenso trabajo por parte de los operarios desplegados en el lugar, que han excavado sin descanso entre la nieve, las ruinas y los detritos con la esperanza de localizar a nuevos supervivientes.

La Fiscalía de Pescara ha abierto una investigación para conocer varios detalles como la reacción de los servicios de emergencia tras la alarma del suceso o esclarecer si el hotel había sido construido en una zona de suelo inestable.