La fuente del Palacio de la Ópera y la cascada estuvieron ayer sin funcionar para permitir a los operarios municipales limpiar los fondos del estanque. Los trabajadores se emplearon a fondo, utilizando agua a presión para acabar con la suciedad.