El secretario político de Podemos, Íñigo Errejón, ha considerado este miércoles ante la reunión que ha convocado Pablo Iglesias con representantes de los distintos equipos que han presentado documentos políticos para Vistalegre II que los acuerdos "se trabajan con más cariño", y no sólo en convocatorias públicas. "Yo creo, en general, que los acuerdos se trabajan con más cariño y con más tiempo, no sólo en convocatorias públicas", ha señalado Errejón en Telecinco poco antes de la reunión, que ha comenzado a las 11 de esta mañana en la sede de Podemos.

Iglesias ha convocado a los representantes de las distintas corrientes de la organización, como Íñigo Errejón o Miguel Urbán (Anticapitalistas) para buscar la unidad e intentar un acuerdo de cara a la Asamblea Ciudadana que se celebrará el segundo fin de semana de febrero. Un encuentro del que Errejón ha dicho que "siempre está bien" que se expongan las distintas posiciones que se defienden, aunque acude convencido de que no se va a sorprender porque habla con Iglesias "todos los días" y ambos saben lo que piensa cada uno.

El tiempo del plebiscito, del conmigo o contra mí y de los paquetes completos se está terminando Ha manifestado que hasta Vistalegre II "queda tiempo" para alcanzar un acuerdo y ha dicho que en muchas cosas pueden llegar a un consenso y, aunque ha señalado que no tiene "líneas rojas", sí ha recordado lo que para él es fundamental que la pluralidad del partido se reconozca en la Asamblea Ciudadana. "Creo que Podemos debe mantener su transversalidad, ser una formación abierta que no pide etiquetas y que tiene capacidad de ser útil ya. Para mí, sin eso no hay un Podemos ganador", ha explicado.

Si no llegan a un acuerdo, ha avanzado que presentará una lista "coherente" con los principios que defiende sin cuestionar que Pablo Iglesias debe seguir siendo el secretario general.

Sobre la reunión de hoy, ha añadido que tiene "la penitencia de ser optimista" y cree que contrastarán en qué cosas puede haber un entendimiento. "En las que estemos de acuerdo iremos aunando posturas y en las que no, será la gente la que decida", ha repetido después de admitir que si al final se imponen unas conclusiones distintas a las que él defiende asume que puede "pagar una factura" o un "castigo". "Podría ser, y yo lo asumo", ha continuado.  .

Errejón ha rechazado los mensajes del "todo o nada" que a su juicio lanzan dirigentes del equipo de Iglesias, porque no cree que se correspondan con "el sentir" de la organización, que ya en la pasada consulta sobre el sistema de votación dejó claro que "el tiempo del plebiscito, del conmigo o contra mí y de los paquetes completos se está terminando".  En cualquier caso, ha garantizado que Podemos no se va a romper y que después de la Asamblea Ciudadana seguirán trabajando todos juntos, "codo a codo"