La increíble energía del arte de la postguerra entre 1945 y 1965, era de la expansión de la ansiedad

  • 350 obras de 218 artistas de 68 nacionalidades componen en Múnich la primera exposición intensiva sobre al arte en el mundo tras la II Guerra Mundial.
  • 'Postguerra: arte entre el Pacífico y el Atlántico' muestra con una mirada integral la vibrante y turbulenta etapa de dos décadas que gestó los miedos de hoy.
  • La muestra no se limita a movimientos artísticos, sino que entrelaza la creación con lo social, político, cultural y tecnológico.
  • Microsite de 'Postwar' con todas las obras expuestas [en inglés y alemán].
Uno de los 15 paneles sobre Hiroshima del matrimonio japonés de artistas Maruki Iri y Maruki Toshi
Uno de los 15 paneles sobre Hiroshima del matrimonio japonés de artistas Maruki Iri y Maruki Toshi
Maruki Gallery, Higashi-Matsuyama, Saitama, Japan, For The Hiroshima Panels Foundation

En 1945, con las heridas aún supurantes y las culpas individuales y colectivas pendientes de castigo o contricción, la filósofa de cuna judío alemana Hanna Arendt, que acuñaría unos años después la certera expresión de la "banalidad del mal", predijo que sería precisamente "el mal" el "problema fundamental de la vida intelectual de postguerra en Europa, del mismo modo que la muerte se convirtió en el problema fundamental después de la última guerra".

El más lúcido historiador de la postguerra y la socialdemocracia, el inglés Tony Judt, también vislumbraba el mismo panorama: "La Europa postnacional, del Estado del bienestar, cooperativa y pacífica, no nació del proyecto optimista, ambicioso, analítico, imaginado con mucha retrospectiva por los euroidealistas de hoy. Era el niño inseguro de la ansiedad".

Finalmente, para componer un trío de citas, va la opinión de otro visionario de la repulsiva sociedad, basada en el interés pecuniario, que surgió de las cenizas de la II Guerra Mundial, esparcidas durante décadas y todavía no enterradas. Habla el alemán Hans-Magnus Enzensberger: "En los años de vacas gordas posteriores a la guerra [...] los europeos se refugiaron en la amnesia colectiva".

La Haus der Kunst de Múnich —museo inaugurado por Hitler en 1937 con el nombre Haus der Deutschen Kunst (Casa del Arte Alemán), pinacoteca grandilocuente y bizantina que albergó la exposición Große Deutsche Kunstausstellung (Gran exposición de arte alemán), escasamente imaginativo lema para mostrar las supuesta superioridad de los artistas nacionales de genealogía limpia y temática heroica frente al arte degenerado de los "judíos y bolcheviques"— ofrece una de las exposiciones más sugerentes de la temporada: el arte que nació de la gran tragedia bélica.

La era de las dudas

Postwar: Kunst zwischen Pazifik und Atlantik, 1945-1965 (Postguerra: arte entre el Pácífico y el Atlántico, 1945-1965) ofrece, hasta el 26 de marzo, una mirada inédita e intensiva al arte que surgió en el mundo durante la vibrante y turbulenta etapa donde se gestaron los miedos de hoy, el caldo de cultivo de la era de las dudas y la ansiedad global. La exposición, la primera integral dedicada al periodo, está formada por nada menos que 350 obras de 218 artistas de 68 nacionalidades.

Además de considerar que no resulta correcto polarizar la creación de la postguerra entre el realismo socialista de los países de la órbita de la URSS y la abstracción de los del bloque occidental porque se trata de una "línea de error" que "a menudo oscurecía motivaciones más complejas", los organizadores, que comenzaron en 2014 la producción de la exposición, abren el marco hacia el oriente, mostrando como Asia también participó en la energía creativa de la época —una de las obras más desgarradoras es el mural de quince partes Hiroshima Panels, del matrimonio japonés de Maruki Iri y Maruki Toshi—.

La cultura pop, el 'boom' de los medios...

La "postguerra", termino que describe el período histórico que sigue al final de la II Guerra Mundial— coincide con un momento "decisivo" que "marcó un punto de inflexión en la historia global". Este híbrido carácter de final e inicio también se da en lo cultural, lo tecnológico y lo artístico: los países de Europa occidental menguan su influencia como centros creativos, la cultura popular asciende hacia la alta cultura, ocurre el boom de los medios de comunicación y, a ritmo ascendente, se produce la hegemonía del arte contemporáneo de los EE UU.

A escala planetaria, sin embargo, "varios factores complicaron esta aparente lucha binaria" entre bloques. La resistencia anticolonial en África, Asia y Oriente Medio, la independencia progresiva de naciones que eran parte de imperios, las nuevas alianzas geopolíticas y el movimiento de países no alineados cambiaron "los mapas e itinerarios del arte" e interconectaron el mundo en una sola entidad. Los artistas, fuese cual fuese su origen o estilo, parecían hacerse una misma pregunta, añaden desde el museo: "¿Cómo sería la modernidad global?".

Este y Oeste, Norte y Sur, colonizador y colonizado...

Examinando estilos diferentes de la modernidad artística —abstracción, realismo, figuración y representación— la exposición explora cómo vectores divergentes y convergentes de influencia se dan a través de los continentes sin que importen las estructuras políticas o los patrones institucionales. "Es la primera vez que se examina el arte de la posguerra desde otras perspectivas: Este y Oeste, Norte y Sur, colonizador y colonizado, Pacífico y Atlántico", añaden.

Postwar está organizada en ocho secciones. Las cuatro primeras son: Aftermath: Zero Hour and the Atomic Era (Consecuencias: hora cero y la era atómica) —dedicada a la idea del apocalipsis posible—, Form matters (La forma importa) —abstracción material y arte informal—, New Images of Man (Nuevas imágenes del hombre) —las respuestas del arte a las atrocidades de, por ejemplo, Hiroshima, Nagasaki y Auschwitz, como en el cuadro de 1951 de Picasso Massacre in Korea y Realisms (Realismos) —el realismo socialista y sus subtipos—.

Migraciones y exilio

La segunda mitad del recorrido está integrada por Concrete Visons (Visiones concretas) —el arte concreto surgido, sobre todo, en América del Sur— "," Cosmopolitan Modernisms (Modernismos cosmopolitas) —el efecto sobre el arte de las migraciones y el exilio—, Nations Seeking Form (Naciones buscando la forma) —el nacionalismo y sus incoherencias— y Networks, Media and Comunication (Redes, medios de comunicación y comunicación) —la cibernética y la interconexión en sus primeros estadios—.

Los artistas presentes en la exposición incluyen a todos los grandes nombres del arte de postguerra. Son tantos que vale la pena consultar el excelente microsite de la muestra, donde se puede acceder a todas las obras y biografías de los creadores.

Solo una somera enumeración de notables para dejar constancia del calado del evento: David Alfaro Siqueiros,Frank Auerbach,Francis Bacon, Georg BaselitzJoseph Beuys, Willem de Kooning,Niki de Saint Phalle, Jean Dubuffet, Alberto Giacometti, Pablo Picasso, Nam June Paik, Eduardo Paolozzi, Roy Lichtenstein, Robert Rauschenberg, Gerhard Richter, Sigmar Polke, Jackson Pollock...

Mostrar comentarios

Códigos Descuento