Subestación eléctrica de Endesa
Subestación eléctrica de Endesa ENDESA

El Gobierno forzará la introducción de mayor competencia en el mercado del gas, la materia prima que utilizan las centrales eléctricas de ciclo combinado, para intentar abaratar sus costes de producción y frenar, con ello, la escalada del precio de la tarifa regulada de la luz, que este jueves batió un nuevo récord y se situó en 88 euros por megavatio (98,69 euros en hora punta, a las 20.00h este viernes), un 2,5% más respecto a los 85,70 euros de la jornada anterior.

Para encontrar un precio tan alto como el de este jueves hay que remontarse al 18 de diciembre de 2013, cuando se alcanzaron los 91,89 euros. Tras la escalada de precios durante aquel mes, el Gobierno decidió suspender el anterior sistema de subasta eléctrica (Cesur) y sustituirlo por el actual, en el que la tarifa dejaba de consistir en un precio trimestral y quedaba referenciada al precio de cada hora en el mercado.

Vigilancia de precios

La medida, urgente y coyuntural, ya que solo incide en uno de los factores que fijan el recibo, e ineficaz a corto plazo por el tiempo que tardará en implantarse, fue anunciada este jueves por el ministro de Energía, Álvaro Nadal, tras la reunión de la Comisión Delegada para Asuntos Económicos, el máximo órgano interministerial de toma de decisiones, que se citó para responder al encarecimiento en plena ola de frío.

Estos precios
no se van a prolongar durante mucho tiempo
"Estos precios que se están dando ahora no se van a prolongar durante mucho tiempo", aseguró Nadal durante una rueda de prensa en la que advirtió de que la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) y Red Eléctrica de España –el holding público-privado que opera y transporta la electricidad en el sistema español– se mantienen alerta ante posibles alteraciones artificiales del mercado.

La importancia del gas

El actual repunte histórico de los precios obedece, según el ministro, a una confluencia de factores: el incremento de la demanda por el temporal; la caída del flujo de las centrales solares, eólicas e hidroeléctricas por motivos meteorológicos; el parón de las centrales nucleares francesas que surten a España; la subida del precio del gas y el carbón, y las restricciones a la producción de crudo impuestas por la Organización de los Países Exportadores de Petróleo.

El valor del conjunto de la energía se fija en función del precio medio más caro pagado cada díaEn esta ecuación, el gas cumple un papel fundamental: si su precio se encarece, como está ocurriendo, eleva el gasto de las centrales de ciclo combinado, que son, a su vez, las que tienen mayores costes de operación. Dado que el valor del conjunto de la energía en venta se fija en función del precio medio más caro pagado cada día, la activación de las factorías de ciclo combinado para satisfacer las necesidades empuja al alza el precio de toda la electricidad, sin importar quién sea su productor.

Ante esta situación, el Gobierno ha decidido adelantar algunas de las medidas que tenía previstas para dinamizar el mercado del gas (Mibgas). La primera es que la CNMC fije las condiciones en las que las compañías estarán obligadas a ofertar gas (a mayor competencia, precios más baratos). La segunda es la designación de un "creador" de mercado que acompase oferta y demanda.

Energía se negó ayer a revelar su nombre a preguntas de 20minutos, a pesar de que la seleccionada, como confirmó Álvaro Nadal, ha sido elegida mediante un concurso público. En el caso de la luz, este papel está encomendado a la sociedad Omie.

El Ministerio tampoco pone fecha a la puesta en marcha del nuevo sistema, a pesar de que la oposición y las organizaciones de consumidores exigieron ayer medidas urgentes al Gobierno que preside Mariano Rajoy.


¿Qué ocurre con la electricidad en España?

Subastas, tarifas, peajes... Así funciona un sistema que está bajo la lupa.

  • ¿Cómo se fija el precio de la luz en España?
    Hasta 2013, en subastas trimestrales que mantenían el precio estable durante 90 días, aunque esa seguridad implicaba precios más caros. Alberto Nadal, hermano del actual ministro, impulsó, como secretario de Estado de Energía, el sistema actual, por el que las empresas productoras (las grandes son Endesa, Iberdrola, Unión Fenosa, E.On e Hidrocantábrico) ofertan cada día su producción a las comercializadoras -las que nos envían las facturas-, que a su vez les pertenecen.

  • ¿Quién vigila para que no haya pacto de precios?
    La CNMC, Red Eléctrica y la gestora del mercado, Omie. "Si una central se declarano disponible, hay menos oferta y el precio puede subir. Cuando existe escasez o mayor demanda, las eléctricas pueden intentar vender mucho más caro. Yo no tengo indicios de que esto esté ocurriendo. En cualquier caso, para eso está la CNMC", explica a este diario Michel Rivier, profesor de Comillas-ICAI y experto en mercados eléctricos.

  • ¿Qué es el PVPC?
    El Precio Voluntario para Pequeños Consumidores, que sustituyó a la antigua Tarifa de Último Recurso (TUR) y que se fija a diario. Este rige para el 48% de los clientes, unos 12 millones de un total de 25, que son los afectados por la subida. El resto acude al contrato libre y paga más para no sufrir las fluctuaciones.

    José Luis Sancha, ingeniero eléctrico, docente en ICAI y autor del libro Presume de entender (a fondo) las facturas de la luz y del gas, cree que, en un contexto de inestabilidad de precios, los contratos no son tan diferentes. "La clave es la llamada ‘tarifa de acceso’. Con la 2.0A se paga lo mismo en cualquier momento del día, mientras que con la 2.0DHA el coste va en función de la hora. Esta necesita de un consumidor informado, pero puede suponer un ahorro del 20%", detalla. Además, se puede ajustar la potencia contratada: cada kilovatio supone unos 40 euros al año. La clave es estudiar la factura y entender sus conceptos.

  • ¿Es cara nuestra electricidad?
    Sí, debido a la dependencia de fuentes de suministro exteriores (gas argelino, energía nuclear francesa) y al coste propio de producción. "Entre un 20% y un 25% más que la media de la UE", según el profesor Sancha. "Tenemos la electricidad residencial más cara de Europa y, en cambio, la electricidad industrial más barata", critica Fernando Ferrando, exdirector de Sostenibilidad de Endesa y vicepresidente de la Fundación Renovables.

  • ¿Qué soluciones hay?
    "Ninguna que sea mágica. La propuesta del Ministerio sobre el gas es acertada, pero es a medio plazo. Las renovables, que ahora son mucho más baratas y, a futuro, el desarrollo de los sistemas de almacenamiento, cambiarían radicalmente el parorama", apunta Michel Rivier. "El ministro tiene que tomar posesión de verdad y ponerse a trabajar, pero para los españoles. La normativa de fijación de precios es mala y eso es como tener un mal cocinero: aunque le des un solomillo, lo hará mal", insiste Ferrando, que pide un pacto europeo por la energía para asegurar el suministro y evitar las escaladas de precios.