El que fuera mánager de la cantante de pop Alanis Morissette, Jonathan Schwartz, ha confesado ante el juez haberse quedado con unos 4,8 millones de dólares (más de 4,5 millones de euros) de la artista, además de otros dos millones de dólares que se habría robado a otros famosos para quienes trabajaba, según informa la BBC.

Schwartz era el responsable de la recaudación de ingresos, la gestión de sus cuentas y organizar el pago de facturas en nombre de la artista y por lo tanto manejó las finanzas de Morissette entre 2009 y 2016. Tras descubrirse que transfería dinero de las cuentas de la cantante a las suyas propias aseguró que el dinero había sido invertido en un negocio ilegal de marihuana.

El año pasado, Alanis Morissette demandó su mánager y a su compañía financiera, OSG, por unos perjuicios que la cantante estimó en 15 millones de dólares. La compañía inició una investigación interna tras la que concluyó que Schwartz había estado transfiriendo dinero de sus representados a sus cuentas personales para mantener su estilo de vida lujoso.

La cantante descubrió el robo tras nombrar un nuevo responsable de sus finanzas, el cual descubrió los descuadres en las cuentas de Morissette, que finalmente llegó a un acuerdo con su antigua compañía.

Sin embargo, Schwartz se enfrenta a una pena de prisión de cuatro a seis años si es declarado culpable.