Taxistas desprotegidos
Teodoro posa dentro de su espacio de trabajo. LAURA PLAZA

Desnudos frente a los atracadores. Así se sienten los taxistas madrileños que trabajan la noche y que hoy se han concentrado tras el asesinato del compañero Daniel Anibal A. G. en la madrugada del viernes.

Teodoro, de 52 años, es uno de ellos y afirma tajante que "la Administración no nos protege como debería protegernos". "Se deben de incrementar los efectivos de seguridad en las noches madrileñas, porque son peligrosas y no hay casi policía", añade el taxista.

En cuanto a la actuación cotidiana de la policía, el conductor piensa que " en lugar de amenazar con multas constantes por acciones insignificantes, deben de incidir más en la protección de nuestro gremio. Queremos que nos protejan, no que nos persigan".

Coches homologados

Daniel Anibal A.G., herido de muerte esta madrugada en el distrito de Hortaleza , no llevaba mampara de seguridad, como la mayoría de los vehículos que circulan por la capital.

"Sería conveniente que todos usáramos los mismos coches homologados que albergaran una serie de medidas de seguridad", relata Teodoro. "En Londres todos los coches son iguales, todos llevan mampara y los clientes no se sientan al lado del conductor", explica el taxista sugiriendo esta medida como idónea para evitar los casos de homicidio.

En lugar de amenazar con multas constantes, la policía debe de incidir más en la protección de nuestro gremio.

Para el taxista, que muestra sus condolencias por el asesinato de su compañero de profesión, "algunos coches son demasiado pequeños y si en ellos se instalara una mampara no habría sitio para los clientes, de ahí la necesidad de que todos conduzcamos vehículos de las mismas características".

Sin denuncias

"El Ayuntamiento de Madrid prometió subvenciones para mejorar la seguridad de los vehículos, pero aún no hemos recibido nada" cuenta Teodoro que ve necesaria la ayuda económica ya que "las mamparas cuestan entre 3.000 y 4.000 euros."

Lo ocurrido esta noche no es un caso aislado, los robos en el interior del vehículo son habituales "pero no todos acaban en homicidio, por eso el 80 % de los sucesos no se denuncian", explica el conductor. "Si te quitan dinero y no te hacen nada le restas importancia, pero no debería de ser así", concluye.

En cuanto a la tipología del atracador, Teodoro afirma que suele tratarse de "alguien que necesita dinero puntualmente, no son bandas organizadas ni atracos estudiados con premeditación."