Siete veces en un año, son los ataques que ha sufrido el cementerio de la localidad navarra de Burlada.

El último, y más grave, este fin de semana.

Los destrozos son muchos y las tumbas profanadas más de treinta.

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE PAMPLONA