Efectivos de la Guardia Civil detuvieron en la localidad burgalesa de Medina de Pomar a una mujer, M.A.L.G, quien se hizo con el número de cuenta de su vecino y le cargó facturas
de dos teléfonos móviles por importe de 2.300 euros.

La investigación, según los datos facilitados por fuentes de la Benemérita, se inició cuando un vecino de Medina de Pomar denunció que le habían llegado dos facturas de teléfonos móviles que no eran suyos por importe de 2.300 euros.

La mujer abrió la correspondencia de su vecino y consiguió el número de cuenta con el que dio de alta los dos teléfonos móviles.

En el registro del domicilio de la mujer se encontraron dos motosierras y recortasetos que fueron robados el pasado mes en un invernadero de Horna-Villarcayo.

MÁS NOTICIAS DE BURGOS