Carlos Cortés. Asturiano

Carlos

«Quiero ver lo que como».

Es médico y el concurso le pilla de paso, en un congreso. «De momento, el pincho que he probado está muy rico. A mí es que me gustan los sabores clásicos y que no me tengan que explicar lo que como, eso de aromas de no se qué con reducciones de vaya usted a saber y acompañado con eneldo, no va conmigo».

Laura del Val. Burgalesa

Laura

«Aunque sea chorizo y pan».

Estudia Derecho y confiesa que le encanta comer. «Me suele gustar todo, pero le doy más importancia al sabor que a la presentación, que haya mezcla de texturas. Eso sí, podrían hacer los pinchos más cómodos de comer y, por cierto, que cocinar tapas modernas no les sirva para subir el precio».

Ignacio Gallo. Santanderino

Ignacio

«Que me sorprenda».

Estudia Arquitectura y ha probado varios pinchos del concurso. «Suelo ir a degustar el pincho ganador y luego los que están por la zona. A mí lo que me gusta es que me sorprenda el sabor, que sea algo original e innovador, no me importa comerlo con cuchara o como sea. Me ha gustado un canelón de bonito con mango».

Reyes Velázquez. Vallisoletana

Reyes

«No me gusta lo sofisticado».

Prefiero que los pinchos sean originales y que agraden al paladar, pero sin llegar a ser excesivamente sofisticados. Los concursos gastronómicos son como las pasarelas de moda, nadie se pone esos vestidos, pues igual, luego nadie cocina esas tapas. He probado cuatro tapas de este año y algunas estaban muy ricas, pero otras no las volvería a pedir».