El domingo 9 de marzo se perfila como la fecha más probable para la celebración de las próximas elecciones generales, según avanzaron ayer a 20 minutos fuentes cercanas al PSOE. A principios de octubre, el presidente Zapatero mencionó el 2 y el 9 de marzo como las fechas barajadas por el Ejecutivo para la cita electoral.

De cara a esta cita con las urnas, el PSOE presentó ayer una campaña para transmitir a los ciudadanos los logros del Gobierno, cuyo eslogan es Con Z de Zapatero. Su arma principal es un vídeo protagonizado por el propio presidente y secretario general del PSOE.

Las zetas del presidente

«Modernidaz, seguridaz, equidaz....». Son las palabras que pronuncia, con su característico deje, el presidente Zapatero en el arranque del vídeo, para después bromear sobre su tendencia a pronunciar la z en lugar de la d al final de las palabras. Acto seguido, el tono jocoso deja paso al confidencial y cercano para vender la gestión de su Ejecutivo en la actual legislatura.

El secretario de Organización del PSOE, José Blanco, fue el encargado de presentar ayer esta campaña que calificó de «desenfadada» y «en positivo». Asimismo, Blanco se encargó de contraponer el tono del vídeo de Zapatero con el presentado la semana pasada por el líder del PP Mariano Rajoy antes del día de la Fiesta Nacional: «No es necesario hablar un lenguaje incomprensible para decir cosas importantes, ni ponerse solemne, ni fruncir el ceño para dirigirse a los ciudadanos», dijo.

Estilos diferentes

José Blanco remarcó las diferencias de estilo entre ambos partidos al que el PP corresponde a quienes piensan que «cualquier tiempo pasado fue mejor», mientras que los socialistas están convencidos de que la España de hoy «es mejor que la de ayer y peor que la de mañana».

La campaña del PSOE incluye un segundo vídeo, con la omnipresente z de Zapatero como protagonista, en el que se comparan las gestiones del actual Gobierno socialista y el anterior del PP.

Los campañas audiovisuales

Desde que en la campaña electoral de 1996 el PSOE presentara su vídeo del dóberman, este soporte ha ganado protagonismo como arma política. Tras las elecciones de 2004 y los atentados del 11-M, el PP presentó Tras la masacre, un vídeo que relacionaba la victoria socialista con los ataques. En noviembre de 2006, el PSOE presentó otro vídeo denunciando las concesiones del Gobierno de Aznar a ETA durante la tregua del 98.