Y aun así, incumpliremos Kioto. El cambio climático sopla en el cogote de los vascos. Ya está aquí. El Gobierno vasco lo sabe y, por eso, ha emprendido un ambicioso plan cuyo objetivo es rebajar un 8% las emisiones de CO2 entre los años 2008 y 2012.

Para lograrlo, el Plan Vasco contra el Cambio Climático implementará 119 acciones en ese periodo. Entre ellas, está la reforestación de Euskadi o que las energías renovables (eólica, solar...) supongan el 12% de la energía consumida por los vascos en 2012.
El Consejo de Gobierno aprobará previsiblemente este proyecto en diciembre. Si, efectivamente, el País Vasco rebaja un 8% la difusión de CO2, en 2012 las emisiones de este gas ‘sólo’ habrán crecido un 14% respecto a 1990.

El dato puede parecer negativo, pero al menos evita que Euskadi siga incumpliendo descaradamente el Protocolo de Kioto. Éste exige a los países que sólo aumenten sus emisiones de CO2 un 5,2% de 1990 a 2012. Pues bien, si Euskadi logra su objetivo de reducirlas un 8%, lograría dejarlas en el citado 14%.

Todo, para evitar el calentamiento. Si no se toma ninguna medida, la subida del nivel del mar tragará entre 11 y 13 metros de litoral vasco en 2050. Además, las precipitaciones se reducirían un 20% y las temperaturas subirían hasta tres grados.