Ya había perdido la custodia. La cantante estadounidense Britney Spears ha perdido su derecho a visitar a sus dos hijos, Sean Preston, de dos años, y Jayden James, de uno, fruto de su matrimonio con Kevin Federline.

De acuerdo a un documento del tribunal superior de Los Ángeles, difundido en una página web (tmz.com), Britney no podrá ver a los niños, que actualmente viven con su ex marido. «Los derechos de visita de Spears a sus hijos menores han sido suspendidos por no cumplir con las órdenes del tribunal», indica el texto.

Después de que el pasado 1 de octubre se le retirara a Spears la custodia de sus hijos temporalmente, posteriormente se le permitieron visitas vigiladas y, luego, se le dio la posibilidad de permanecer con los niños una vez a la semana. La próxima vista sobre el caso se celebrará el 26 de octubre.