El derribo de viviendas en la Cañada Real Galiana ha derivado en una batalla campal entre los vecinos del poblado chabolista -unos 200- y los agentes de la Policía Municipal y Nacional que ha dejado, hasta ahora, 27 heridos. Según la Jefatura Superior de Policía, 19 agentes del cuerpo fueron atendidos y han sido dados de baja médica.

En un comunicado, la Confederación Española de Policía (CEP) dice que el número total de agentes que han sufrido algún tipo de lesión supera los treinta y añade que uno de ellos, con la mandíbula rota por un botellazo, está en estado grave y será operado en el hospital Montepríncipe.

Los habitantes de las chabolas la han emprendido a pedradas y palazos contra los policías que iban a desalojar las viviendas ilegales.

Al menos 23 de los heridos son agentes de policía

Según la CEP, tres vecinos marroquíes del asentamiento han sido detenidos por el intento de robo de su pistola a un policía municipal que intervenía en el desalojo.

Uno de los heridos, inmigrante marroquí de 18 años, que recibió un golpe en un ojo, ha sido detenido.

Parecía Palestina, varios marroquíes portaban armas blancas e incluso le han quitado la pistola a un policía

Los juzgados de lo Contencioso Administrativo decidían hoy, jueves, si el Ayuntamiento de Madrid podía seguir con el derribo de las infraviviendas construidos a lo largo de la Cañada Real. Los habitantes de estas chabolas, en su mayoría marroquíes y rumanos, presentaron un recurso contra la intención del Consistorio de demoler sus viviendas.

Los vecinos de la zona se han rebelado contra los agentes de Policía al ver que las grúas de demolición se disponían a echar abajo sus casas. Decenas de personas han comenzado a lanzar piedras, palos, bombonas de butano y todo tipo de objetos contundentes, a la vez que quemaban neumáticos. La Policía, a su vez, ha respondido disparando bolas de goma para frenar los disturbios.

Según el portavoz de la Confederación Española de Policía (CEP), Rodrigo Gavilán, "esto parecía Palestina, una auténtica batalla campal. Varios marroquíes portaban armas blancas e incluso le ha quitado la pistola reglamentaria a un policía municipal. Cuando ven una cámara de televisión, se tiran al suelo para expresar victimismo, pero después se levantan y empiezan a tirar piedras".

30.000 personas en 2.000 chabolas

La Cañada Real está situada a las afueras de Madrid, en el kilómetro 14 de la carretera de Valencia (A-3), a la altura del municipio de Rivas-Vaciamadrid. En la zona viven unas 30.000 personas, en más de 2.000 edificaciones ilegales.

El alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, se ha propuesto acabar con los poblados chabolistas que rodean Madrid, formados por viviendas construidas sin licencia. Y se ha puesto el plazo de esta legislatura, para lo que ha pedido el apoyo tanto del Gobierno de la Comunidad de Madrid, como del central. Según el primer edil, "la Cañada Real es un problema muy serio y si no lo abordamos ahora con decisión, se nos puede convertir en una herida muy difícil de cerrar en el futuro", advirtió entonces el alcalde.