Este proyecto corre a cargo de la Asociación Anacaona, la cual tiene varias acciones en marcha en la República Dominicana. Colabora con el mantenimiento de un asilo de ancianos, así como con proyectos agrícolas, educativos y sanitarios, según han informado desde la entidad sanitaria en un comunicado.

También se están impulsando dispensarios en esa zona atendidos por médicos, que es donde colaborará la doctora de Quirónsalud. En este sentido, se han evidenciado ciertos problemas dermatológicos que no son bien atendidos, en especial por desconocimiento de las patologías.

Por ello, se quiere instaurar un sistema de teledermatología a través del cual se forme a los sanitarios de la zona para valorar y tratar estas lesiones convenientemente.

Los dispensarios en desarrollo se ubican en la provincia del Seibo, la segunda más pobre del país. La zona es eminentemente agrícola, con monocultivo de caña de azúcar. Los trabajadores, haitianos o descendientes de estos, reciben el equivalente a dos euros por tonelada de caña cortada. Viven en bateyes, poblados de la propia empresa azucarera donde, en una pequeña habitación, vive toda la familia. Además, no tienen derecho a seguros médicos ni pensiones. Por ello, el que puedan ser atendidos por profesionales sanitarios es de enorme importancia.

Desde hace unos años, numerosos voluntarios han ido a trabajar a esa pequeña zona, apoyan a los médicos y se desplazan por distintos bateyes para atender las necesidades de sus habitantes, como hará durante un mes la doctora Clara Fernández-Valdés. El Hospital Quirónsalud Málaga también colaborará con la causa aportando material sanitario necesario para las labores asistenciales.

Consulta aquí más noticias de Málaga.