Imagen de la presentación
Imagen de la presentación FIDEDIGNO

Así lo ha anunciado el director de Cáritas de Murcia, José Saura, durante la presentación de la campaña 'llamados a ser comunidad' de recogida de juguetes y ropa para niños. Además ha señalado que esta es una iniciativa anual del Colegio de Ingenieros Técnicos Industriales de la Región de Murcia para ayudar en Navidad a las familias más desfavorecidas y en riesgo de exclusión social que solicitan asistencia a la organización diocesana.

Esta escuela de hostelería de Cáritas estará ubicada en el convento de Las Agustinas y el centro de formación tendrá una parte de restaurante y otra de cátering, en el cual participaran un total de 250 personas y que se formaran como cocineros, camareros y camareros de bar.

En el restaurante podrán ejercer las enseñanzas y habilidades adquiridas antes de enfrentarse al mundo profesional de la calle. El local estará abierto al público como una escuela de hostelería normal, aunque forme a personas que han sufrido exclusión social y que no hubiesen tenido posibilidad de entrar en los demás centros formativos. Además el perfil de edad de quienes pasen por la escuela será muy amplio.

POBREZA QUE PASA DE ABUELOS A NIETOS

El responsable de Cáritas recuerda que la pobreza y la exclusión social se hereda y en Murcia se atienden a familias con tres generaciones que acuden a su amparo. "La única manera de terminar con esta brecha que amenaza a abuelos, padres e hijos es a través del empleo", ha afirmado José Saura.

Saura ha señalado que el número de ayudas de emergencia en Murcia han disminuido durante 2016, si bien, hay una segunda demanda de asistencia mayor que se orienta a ayudar y acompañar a las personas a incorporarse al mercado laboral para conseguir una vida normalizada y autoestima personal para salir de la miseria.

La formación y la ayuda en la búsqueda de empleo están siendo prioritarias para Cáritas. De ahí se deriva el proyecto de la escuela de hostelería y la colaboración con empresas que integran a estas personas tras un período de formación.

La campaña del Colegio de Graduados en Ingeniería de la rama industrial e Ingenieros Técnicos Industriales de la Región de Murcia concluirá el próximo cinco de enero cuando se entregue todo lo recogido a la organización en la iglesia de San Miguel en Murcia. El objetivo es repartir las donaciones que han entregado los ingenieros y sus familias antes de la noche de Reyes.

Al acto de presentación de la campaña ha asistido el director de Cáritas en Murcia, José Saura y, como representantes del Colegio profesional, han estado presentes el vicedecano, Alfonso Ramón García, y la vocal de la oficina de Murcia, Carmen Garre.

Por último, Saura ha agradecido a los ingenieros el gesto solidario. Mari Carmen Garre, vocal de Murcia, ha señalado al presentar la campaña que los ingenieros son profesionales muy solidarios y sensibles con el entorno social tan afectado por la crisis, más aún en estas fechas tan familiares. "Como todos los años, el Colegio lleva a cabo esta campaña que cada Navidad ha sido un éxito en cuanto a la participación y sensibilidad mostrada por los colegiados", señaló la representante de Coitirm.

Consulta aquí más noticias de Murcia.