Bolsa
Vista del panel de la Bolsa de Madrid que refleja la evolución del principal indicador de la bolsa española, el Ibex-35. EFE

Los bancos españoles cotizados han registrado caídas en la sesión de este miércoles, treas conocerse la sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea que determina que las entidades deben devolver todo lo cobrado por las cláusulas suelo, rechazando así que se pueda aplicar una retroactividad limitada en el tiempo a mayo de 2013, como determinó aquel año el Tribunal Supremo.

La factura de esta sentencia para el sector financiero podría ascender "a algo más de 4.000 millones", según calcula el Banco de España. "Es un nuevo problema para los bancos. El sector bancario vuelve a tener un mal día, lo que prueba los enormes riesgos a los que se sigue enfrentando", ha advertido el estratega de mercados IG Daniel Pingarrón. El Ibex 35 ha perdido un 0,38% al final de la jornada y ha cedido la cota de los 9.400 puntos.

El Popular ha sido el más afectado, la  sentencia le llega en mal momento Las rebajas para la banca, en todo caso, se han atemperado a lo largo de la sesión. Banco Popular, que nombrará a Saracho presidente en la junta de accionistas de febrero, ha sido quien ha liderado las caídas, al perder un 5,8%. Le han seguido de lejos Banco Sabadell (-1,3%), Bankia (-1%), BBVA (-0,9%) y  Caixabank un -0,8%. Todas habían comenzado el día con mayores pérdidas de las que han plasmado con la campana de cierre en el parqué.

Banco Santander, que no aplicaba cláusulas suelo en sus hipotecas, se ha dejado un 0,44% arrastrado por las caídas en la banca. Bankinter, que tampoco tiene este tipo de suelos que limitaban a los hipotecados beneficiarse del desplome del Euríbor, se ha desmarcado y ha sumado un 0,18%. En el mercado continuo, Liberbank, otra de las entidades más expuestas a las cláusulas suelo, se ha desplomado el 13,4%.

"El Popular ha sido el más afectado ya que esta sentencia llega en un momento en el que la entidad había conseguido desviar la atención y ahuyentar a los inversores bajistas. Las devoluciones a los clientes afectados, aunque parcialmente provisionadas, serán otro de lo quebraderos del nuevo presidente", explica Felipe López Gálvez, analista de Self Bank.

"La banca está preparada para cumplir la sentencia"

El portavoz de la Asociación Española de la Banca (AEB), José Luis Martínez Campuzano, señala que las entidades "están preparadas" para hacer frente a la sentencia. "Tenemos que analizarla, pero las entidades siempre respetan y acatan las sentencias judiciales", ha apuntado en declaraciones a Capital Radio.

La CECA, por su parte, ha advertido de que la resolución del Tribunal "no es de aplicación directa"El portavoz de la patronal bancaria ha indicado que ahora hace falta conocer los detalles de la resolución, cómo se va a adoptar por los tribunales y cuál va a ser el periodo para que los bancos cuantifiquen las cantidades que tendrán que devolver. Martínez Campuzano ha hecho hincapié en que los bancos afectados están abiertos a la "interlocución directa" con los clientes para agilizar la aplicación de la resolución jurídica.

"Hay que dar tiempo y hay que ver cómo se aplica (la sentencia) por los tribunales españoles. Nosotros recomendamos interlocución directa entre el cliente y los bancos para agilizar e incluso reducir costes innecesarios", ha insistido. Finalmente, el portavoz de la AEB, que ha señalado que la patronal no tiene una estimación de lo que podría costar la retroactividad total, ha recordado que las entidades han tenido tiempo de cubrir vía provisiones el posible impacto de esta decisión jurídica.

La CECA, por su parte, ha advertido de que la resolución del Tribunal "no es de aplicación directa" y ha indicado que su impacto en las entidades de crédito se irá conociendo a medida que los Juzgados y Tribunales españoles que tengan asuntos pendientes analicen cómo se aplica "en cada caso". En cualquier caso, ha limitado la sentencia a un "aspecto puntual" de la contratación bancaria, por lo que ha afirmado que no afecta a la "solidez" del mercado hipotecario español ni a la solvencia de las entidades de crédito españolas.