Almodóvar
El cineasta español Pedro Almodóvar, junto al actor Carlos Areces, en la gala de los Premios del Cine Europeo. EFE

La cinta alemana Toni Erdmann fue la ganadora absoluta en la noche del cine europeo y acaparó los cinco premios más importantes, entre ellos el de mejor película del año, mientras que la otra gran favorita, la española Julieta, se fue de vacío pese a estar nominada en tres categorías.

Esta comedia, con guión y dirección de la joven realizadora Maren Ade (39 años), cuenta la lucha de un padre por recuperar el amor de su hija, una ejecutiva agresiva que no encuentra su lugar en la vida.

Además de mejor directora europea de este 2016, Ade se hizo con el galardón al mejor guion, mientras que sus dos protagonistas consiguieron los de mejor actor, para el austríaco Peter Simonischek, y actriz, para la alemana Sandra Hüller.

Aunque las apuestas apuntaban a que este galardón sería para la francesa Isabelle Huppert por su interpretación en Elle, la apisonadora alemana acabó por imponerse en todas las categorías en que estaba nominada.

Entre los nominados a mejor actriz estaba la pareja española formada por Emma Suárez y Adriana Ugarte, protagonistas de Julieta, que compartían nominación y que finalmente no pudieron compartir premio.

Tampoco hubo galardón para otro español, Javier Cámara, por su papel en Truman, que finalmente se fue de vacío.

Sin suerte también se fue el otro proyecto español en competición, el largometraje de animación Psiconautas (Los niños perdidos), de Alberto Vázquez y Pedro Rivero, en una categoría donde se impuso la coproducción franco-suiza Ma vie de Courguette (La vida de Calabacín), de Claude Barras.

Fuocoammare (Fuego en el mar), escrito y dirigido por el italiano Gianfranco Rosi, ganó el premio al mejor documental por su relato de la crisis migratoria que vive la isla de Lampedusa, un trabajo por el que ya se había llevado el Oso de Oro de la Berlinale.

Otro trabajo reivindicativo, Nueve días: desde mi ventana en Aleppo, de los holandeses Floor van der Meuler y Thomas Vroege, recibió el premio al mejor corto europeo.

El premio del público al mejor filme fue a parar al polaco Body, de la directora Malgorzata Szumowska.