El alcalde de Santiago, Martiño Noriega, considera que actualmente es "complicado" remodelar el equipo de gobierno debido a dos asuntos. En primer lugar, a causa de la baja por motivos de salud de la concejala Branca Novoneyra y, en segundo lugar, debido a la causa judicial en la que está implicado el edil Jorge Duarte, que se encuentra en el momento de las diligencias previas.

Preguntado por si la cesión de las competencias de Jorge Duarte en materia de licencias y expedientes sancionadores al concejal Xan Duro -esta decisión ha sido perfilada en la Junta de Gobierno local de este viernes- va a motivar una remodelación del equipo de gobierno, el regidor compostelano ha asegurado que no.

"Esto tiene que ver con una petición que hizo en su momento Jorge Duarte que todos entendimos como lógica", ha relatado Noriega, justo antes de admitir que el propio grupo de gobierno había quedado en realizar una evaluación del reparto de áreas uno año y medio después de iniciar la legislatura. "Se acordó intentar, antes de final de año, una reestructuración de las áreas de gobierno para equilibrar la carga de trabajo", ha precisado al respecto.

Para ello, el alcalde se reunió con los portavoces del PSOE y del BNG con el objeto de "estudiar el marco de posibilidades de acuerdo" en relación a "cuestiones puntuales" e, incluso, a la posible "voluntad de integración en el gobierno", la cual fue descartada por ambos grupos.

Como consecuencia, entiende que la única opción que queda es reestructurar el actual grupo de gobierno. Así, aunque reconoce que "sigue habiendo voluntad de hacerlo", existen determinadas "limitaciones". En primer lugar, la baja de la concejala Branca Novoneyra por motivos de salud -el alcalde ha asumido las competencias de Cultura y Fiestas, mientras que la edil Concha Fernández la de centros socioculturales-.

En segundo lugar, el Ayuntamiento se encuentra con la situación del edil Jorge Duarte, citado a declarar el próximo 15 de febrero en calidad de investigado por un supuesto delito de prevaricación por trato de favor o trato desigual a locales de ocio de la capital gallega.

"Es complicado abordar la reestructuración interna ahora", ha confesado, justo antes de hacer hincapié en que dicho asunto, que todavía no esta cerrado, "sigue encima de la mesa"

CRÍTICAS "CÓMODAS" DE CELA

Cuestionado sobre las declaraciones del portavoz del BNG, Rubén Cela, considera que se trata de críticas "cómodas" para "alguien que no está dispuesto a integrarse (en el equipo de gobierno) para cambiar el estado de las cosas".

"Nunca hubo un gobierno con tan pocos concejales para gestionar todas las áreas. Por eso se hizo una exploración más en serio para ver si había posibilidad de integrar nuevos efectivos para formar parte de la acción de gobierno", ha explicado el alcalde, quien, acto seguido, ha lamentado que no se dieran las circunstancias oportunas para ello debido a las "estrategias" de los partidos, las cuales ve "legítimas".

Con todo, ha criticado que le metan prisa para acometer una remodelación del equipo de gobierno cuando optaron por no integrarse y resolver así el problema. "Si ya era complicada la reestructuración antes, verdaderamente es más complicada ahora, pero no pierdo la esperanza", ha zanjado.

Consulta aquí más noticias de A Coruña.