El Parlamento de Corea del Sur aprobó este viernes con más de dos tercios de los votos la destitución de la presidenta Park Geun-hye, implicada en el grave escándalo de la "Rasputina coreana".

El "sí" al proceso de destitución ganó con 234 papeletas a favor, 56 en contra, 7 votos nulos y 2 abstenciones poco más de una hora después de comenzar la sesión en la que votaron 299 de los 300 representantes de la cámara baja.

La pelota cae ahora en el tejado del Tribunal Constitucional, donde al menos seis de sus nueve jueces deben dar el visto bueno a la decisión del parlamento, en un proceso que llevaría 180 días como máximo.

La Asamblea Nacional ha decidido retirarle su cargo por su implicación el sonado escándalo de la "Rasputina coreana". La jefa de Estado, señalada por los fiscales como "cómplice" de su amiga Choi Soon-sil, la "Rasputina", en presuntos delitos de corrupción y tráfico de influencias.

A las puertas del Parlamento se concentraron varios centenares de detractores de Park con carteles y altavoces para exigir a los diputados que optaran por su destitución.

Aprobada la moción la presidenta será desposeída inmediatamente de todos sus poderes al frente del Estado, desde el control del Ejército hasta el derecho a veto o decisiones de política exterior, en beneficio del primer ministro Hwang Kyo-ahn.

En todo caso, para hacer efectiva la destitución aún se requiere el voto a favor de seis de los nueve jueces del Tribunal Constitucional, un proceso que llevaría 180 días como máximo, pero que, según expertos, podría completarse en aproximadamente dos meses.