Según han informado fuentes judiciales, el hombre está investigado por un presunto delito de incendio forestal y está acusado por una treintena de fuegos que se registraron en los últimos tres años en la zona.

Además de tener obligación de comparecer en el juzgado cada 15 días, se le han impuesto otras medidas solicitadas por la Fiscalía relacionadas con la posesión de objetos que podrían utilizarse para provocar fuegos forestales.

Consulta aquí más noticias de Pontevedra.