Según recoge la calificación del Ministerio Público, a la que ha tenido acceso Europa Press, los hechos ocurrieron el día 14 de marzo del año 2015, durante la disputa de un partido de fútbol en un colegio de Córdoba, y estando parado el juego, momento en el que presuntamente el procesado, "encontrándose muy alterado", propinó "un fuerte empujón por la espalda" a un jugador menor del equipo contrario.

Al respecto, el menor cayó al suelo y al poner las manos se fracturó el radio y el cúbito del brazo izquierdo, por lo que precisó tratamiento quirúrgico y curó después de 159 días, de los que cuatro estuvo hospitalizado y siete, impedido para el desarrollo de sus labores habituales. Le han quedado como secuelas dos cicatrices.

Consulta aquí más noticias de Córdoba.