Durante su intervención en la Comisión de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio el Parlamento andaluz, a propuesta del Grupo de Podemos, que ha instado al consejero a una valoración de la resolución desde el punto de vista medioambiental, éste ha advertido que la única posible que se puede hacer en estos momentos es que hasta que dicho concurso público no se resuelva se está retrasando la ejecución de las medidas correctoras de los pasivos ambientales de la zona.

No en vano, en una de sus bases se especificaba que la empresa ganadora debía asumir el mantenimiento y corrección de los citados pasivos, aprovechando las operaciones mineras de extracción de mineral. En definitiva, la restauración de la zona la hará la adjudicataria cuando concluya el procedimiento de contratación, ha indicado Fiscal.

De otro lado, el titular de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio ha explicado que el proyecto de los recursos mineros de Aznalcóllar todavía no ha sido sometido al trámite de prevención ambiental que le corresponde, es decir, a la Autorización Ambiental Unificada (AAU), un procedimiento de prevención ambiental que evalúa de forma amplia los proyectos y actividades económicas que se van a desarrollar en Andalucía. En este sentido, ha dejado claro que cualquier incidencia será corregida y evitada, y, si no fuera posible imponer medidas correctoras eficaces para los posibles perjuicios ambientales, "la autorización sería negativa".

No obstante, Fiscal ha aclarado que hay que recibir primero el proyecto y la solicitud de la empresa para que los servicios técnicos de la Consejería puedan analizar todas las repercusiones sobre el medio ambiente y, en este caso, valorar la corrección de los pasivos ambientales de la zona, que las bases del concurso fijan como obligación para la adjudicataria.

Por lo demás, el consejero ha incidido en la idea de la reapertura de minas, al considerarlas la Junta proyectos que supondrían potenciales focos de creación de empleo en zonas "castigadas por el paro", al tiempo que ha recordado que, cuando llegue a la Consejería la iniciativa, "no nos va a temblar la mano, seremos exigentes".

Por parte de Podemos, la diputada Mercedes Barranco ha aludido a una "responsabilidad política" en el proyecto, que necesariamente debe ser "pulcro", sin "poder poner siempre bajo sospecha el cómo se actúa". Preocupa a la formación morada que no se evalúen otras alternativas, así como una posible denuncia patrimonial de la empresa si la AAU es negativa y la apuesta, "que no compartimos", por una minería "de alto impacto ambiental".

Consulta aquí más noticias de Sevilla.