Según ha informado el cuerpo, los hechos sucedieron pasadas las 15,00 horas del pasado 3 de septiembre, cuando un radar detectó a un conductor circulando a 159 kilómetros por hora en el kimómetro 48,3 de la N-642, una zona limitada a 60 km/h.

Ya que en ese momento no pudo identificarse al conductor, los agentes iniciaron las investigaciones que derivaron en la identificación del responsable, que ha sido puesto a disposición judicial.

Consulta aquí más noticias de Lugo.