Dos personas han sido detenidas en San Sebastián durante los incidentes registrados el viernes por la tarde entre la Ertzaintza y simpatizantes de la izquierda abertzale que trataban de impedir la celebración de una manifestación de La Falange a favor de la "unidad nacional", en conmemoración del día de la hispanidad.

Los violentos han lanzado varios cohetes

Los hechos sucedieron sobre las 16:15 horas cuando agentes antiditurbios de la Policía vasca dispersaron a varios cientos de jóvenes que participaban en el "festival antifascista" convocado colectivos como ANV, Batasuna, Segi o LAB.

Calles y avenidas cortadas

Efectivos de la Policía Vasca cargaron con material antidisturbios contra los jóvenes congregados en el Boulevard, donde comenzaron los altercados, que se extendieron rápidamente por todo el centro de San Sebastián y llegaron incluso a la zona del Kursaal y al barrio de Amara.

Los violentos atacaron una sucursal de la Caja de Ahorros del Mediterráneo, ubicada en la calle Idiakez, a la que accedieron y causaron daños en su interior y en un cajero automático, según indicaron los bomberos.

También rompieron las lunas de una oficina del BBVA en la misma calle y de otras sucursales de Caixa Catalunya, Caja Galicia y Bankoa ubicadas en la Avenida de la Libertad y de otra de La Caixa situada en la calle Churruca.

Los violentos intentaron quemar un autobús en la plaza de Guipúzcoa, aunque el fuego sólo afectó a un asiento ya que, según indicó el departamento vasco de Interior, fue sofocado por los propios agentes de la Policía Vasca.

Las mismas fuentes indicaron que dos personas, cuya identidad se desconoce, fueron detenidas en el transcurso de estos altercados, mientras que otras siete fueron identificadas.

Señalaron que de momento no tienen constancia de que se registraran heridos, aunque al Hospital Donostia de San Sebastián acudieron algunos ciudadanos de urgencia para ser atendidos.

Postponen la manifestación

Los violentos, muchos de ellos encapuchados, cruzaron y quemaron más de veinte contenedores  en las zonas de acceso al Boulevard, lo que obligó a cortar todo el tráfico rodado ante la gran cantidad de cristales desperdigados por el suelo.

ETA ni olvido ni perdón

El humo y el olor a quemado se extendió por el centro de la capital donostiarra, donde los participantes en los altercados corearon consignas a favor de ETA y la independencia.

Los simpatizantes de La Falange, que se trasladaban en seis autobuses, fueron parados antes de entrar en San Sebastián por la Policía Vasca, que les informó de que su manifestación se trasladaba al aparcamiento del centro comercial Garbera ante la imposibilidad de celebrarla en el Boulevard.

Una vez allí, los participantes en esta protesta, entre los que se encontraba Ricardo Sáenz de Inestrillas, dijeron que era un "deshonor" celebrar su acto en dicho aparcamiento con lo que se limitaron a desplegar una pancarta con el lema "ETA ni olvido ni perdón" y a permanecer media hora concentrados, mientras algunos coreaban consignas e insultaban a los periodistas trasladados al lugar.