Momento de la detención de Salah Abdeslam
Momento de la detención de Salah Abdeslam el 18 de marzo. RTL

Salah Abdeslam, el único yihadista superviviente de la célula que cometió los atentados del 13-N en París se ha radicalizado todavía más en prisión, según ha indicado este sábado su exabogado Sven Mary al diario neerlandés De Volkskrant.

"Lleva barba y se ha convertido en un auténtico fundamentalista cuando antes no era más que un chaval de la calle que se paseaba con sus deportivas Nike", sostiene el belga Sven Mary, que hasta el pasado mes de octubre defendía a Abdeslam. Tanto Mary como Frank Berton renunciaron a su defensa al estar convencidos de que el sospechoso clave de los atentados de París no colaborará con la Policía francesa.

Para el abogado belga, las condiciones en las que se encuentra en prisión explican su radicalización y su silencio ante la Justicia. Salah Abdeslam fue detenido en el barrio bruselense de Molenbeek días antes del doble atentado del 22 de marzo de Bruselas y extraditado un mes más tarde a Francia.

Desde entonces se encuentra en la cárcel de Fleury Mérogism, a las afueras de París, en condiciones de aislamiento y bajo videovigilancia las 24 horas. "No se le ha torturado físicamente", añade el abogado, aunque sí ha insistido en calificar estas condiciones como una "tortura psicológica".

En su primera comparecencia, aseguró al juez que quería hablar, pero en las tres ocasiones posteriores en que se ha presentado ante un magistrado, Abdeslam ha hecho valer su derecho a permanecer en silencio. A mediados de octubre pasado su hermano Mohamed le pidió que diera explicaciones y añadió que a veces tiene la impresión de que de alguna manera Salah ahora está "más radicalizado que desradicalizado".