El director del Servei Català de Trànsit (SCT), Josep Pérez Moya, ha anunciado hoy que pretenden hacer efectiva la reducción de la velocidad a 80 kilómetros por hora en las autopistas y autovías de Barcelona y el Baix Llobregat en noviembre.

Las administraciones titulares de las carreteras deben cambiar la señalización en octubre
"Y a principios de año,
las sanciones", ha añadido Moya.

En declaraciones a COM Radio, el director del SCT ha asegurado que están "hablando con las administraciones titulares de las vías para que durante el mes de octubre se hagan los cambios de señalización".

Pedagogía

Pérez Moya ha anunciado que en una primera fase "se hará pedagogía, no sanciones" y que "nos dedicaremos a explicar y a convencer a la gente de por qué es positivo ir a 80".

Se instalarán radares como los que hay en las rondas de Barcelona
La idea fue propuesta por la conselleria de Medio Ambiente dentro de un paquete destinado a reducir la contaminación atmosférica .

En enero de 2008 el SCT tiene previsto "empezar el procedimiento sancionador a los que superen la velocidad máxima de 80 kilómetros por hora".

Radares

Del mismo modo se instalarán radares en las vías afectadas por esta restricción, "igual que hay en las rondas".

Después se instalará un sistema de regulación de tráfico y de las velocidades que "se adaptará en función de la congestión", lo que hará que "en algunos momentos en lugar de ir a 80" se vaya "a 40".