Según recoge la sentencia, a la que ha tenido acceso Europa Press, los jueces, que también condenan al hombre al pago de una indemnización de 852 euros a la menor, consideran probado que el día 16 de marzo de 2014, el procesado, con 74 años en el momento de los hechos, se personó en el domicilio de una mujer y le ofreció unos juguetes usados, si bien le pidió que mandara a uno de sus hijos a su vivienda para recogerlos.

De este modo, esa misma tarde la mujer le encomendó a su hija, que en el momento de los hechos contaba con 12 años de edad, que acudiera al domicilio del acusado para recoger los juguetes.

Así, sobre las 20,00 horas de ese día la menor se personó en el domicilio del ahora condenado y una vez en su interior, el acusado, "con ánimo de satisfacer sus deseos libidinosos", comenzó a darle besos en la cara y en el cuello y a hacerle tocamientos.

Consulta aquí más noticias de Córdoba.