Zerolo, que está siendo interrogado en el juicio del 'caso Las Teresitas, ha dicho que ese precio se le trasladó en una reunión "dura" con González, que le informó de que era el "precio definitivo" y tras bajar desde una petición inicial de hasta 12.000 millones, y con la amenaza de que empezarían a construir.

En esa línea, ha aclarado que se optó por la venta porque se habían desechado las opciones de la expropiación y las permutas, y ha insistido en que para el Ayuntamiento era un "negocio perfecto" porque se lograba que no se construyera en la playa, se bajaba la volumetría y se recuperaba la inversión con la venta de la parcela de uso hotelero, que quedaba en manos del consistorio.

(Habrá ampliación)