La amenazaba con limpiar cadáveres si no accedía a sus abusos. El supervisor de una empresa de limpieza cordobesa se enfrenta hoy a un juicio en el que se le acusa de, presuntamente, abusar sexualmente de una de sus empleadas y de chantajearla con relegarla a tareas más ingratas, como limpiar los cadáveres del Hospital Provincial, si no accedía a sus pretensiones.

La víctima estará representada por UGT, que solicita ocho años de prisión, además de 24 fines de semana de arresto por acoso sexual. También demandará a la empresa de limpieza «por conocer los hechos y no adoptar medidas».