Más del 30% de los padres de niños asmáticos de Castilla y León confiesan ser fumadores, algo que repercute muy negativamente en la enfermedad de sus hijos.

De hecho, está demostrado que hay una mayor incidencia del asma en los niños cuando sus madres son fumadoras. Así lo revela un estudio realizado por especialistas del hospital Vall d’Hebron de Barcelona, que ha contado con la colaboración de 1.000 pediatras de toda España y 4.000 menores de 12 años, 255 de ellos en esta comunidad.

Sin clases y con sueño

La mitad de los niños con asma tienen problemas para dormir por las noches y un 60% llega a faltar a clase por su enfermedad. Algo que también afecta a los padres, que a veces no pueden acudir a su trabajo.

Se ha detectado que, mientras que el número de casos entre los niños mayores de diez años se mantiene estable, entre los más pequeños las cifras han aumentado de forma considerable. Es más, a uno de cada tres le afecta directamente en sus actividades diarias, como a la hora de jugar o de hacer deporte y cualquier ejercicio físico.

Con estos datos, el estudio pone de manifiesto la necesidad de un mayor control del asma infantil, así como de mejores tratamientos –pensados específicamente para los niños– que sean más seguros y fáciles de tomar que los actuales inhaladores, para que a los niños no les resulte tan complicado seguir la medicación.

 5 preguntas a...

José Manuel Merino: médico pediatra

1¿A qué se refieren cuando hablan de falta de control?

A que muchos especialistas nos fijamos demasiado en datos clínicos y de función pulmonar y descuidamos cómo afecta eso a la actividad diaria del niño. También los padres tienen que cuidar el asma de continuo, no sólo cuando sufren crisis.

2Entonces, ¿los padres no le dan importancia?

No se trata de dejadez, porque al 73% de los padres, de hecho, les preocupan los efectos secundarios de los fármacos que toman sus hijos. Pero el autocontrol es importante. Que al igual que ocurre con los diabéticos, ante la crisis, sepan reaccionar.

3¿Y qué tienen que hacer?

Sólo dos de cada diez casos son severos y los otros ocho, leves. Pero se produce tos, fatiga, ruidos en el pecho… Lo primero es darle un broncodilatador, y sólo cuando las crisis son frecuentes, llevarle a urgencias.

4¿Cómo influye el tabaco?

Son teorías sin probar, pero se cree que hay una causa genética, a la que se le unen los factores ambientales, la polución, las infecciones... y ahí entra en juego la influencia del tabaco. Es un gran factor de irritación.

5¿Cuál es la solución inmediata?

Además de los ensayos clínicos específicos y con fines propios, y de mejorar los tratamientos, para que sean más fáciles de tomar, hay soluciones que pasan por la educación y por los programas de formación, tanto de los profesionales sanitarios como de los padres y de los propios niños.