No hay síntomas de que el número de trabajadores aumente o disminuya en lo que resta de año y en 2008, según el estudio sobre mercado laboral de Caja España. Con estos cálculos, la tasa de paro seguirá entre el 6,9 y el 7,5%. Estos datos son más optimistas que los que hablan del resto del país. El informe indica que en España el paro subirá en 2008 hasta un 8,3% y achaca este incremento a la desaceleración de la ocupación «en todos los sectores, especialmente en la construcción». También apunta como causa el descenso en el consumo por parte de los ciudadanos.