El hechizo de la pura realidad

El figurativismo cobra nuevos bríos en la obra de Ayen y Scaldaferro.
.
.
C.L.
Plástica

El figurativismo pictórico, cuando deriva en paisajes o bodegones, se encuentra siempre a un paso entre lo excepcional y lo aburrido por mil veces visto, entre lo extraordinario y lo ordinario. Y en medio de los bandeos, discurre una línea fina desde la que, a veces, surge, también y paradójicamente, la sorpresa artística.

En la exposición (que permanecerá hasta el 17 de junio en el local de CTF Arquitectura y Urbanismo) dedicada a los creadores Daniel Scaldaferro y Ana Saura, Ayen, nacido el primero en París y la segunda en Barcelona, pero forjados vitalmente ambos en Alicante, puede observarse tal momento en que lo escolástico deviene, en ocasiones, mágico. En ambos, aparece esa chispa que convierte el simple dominio de la técnica en alma. El óleo, aceite muerto, en vida.

Pero no es en los paisajes, impecables de técnica, capaces de transportar al visitante a otros mundos siempre, donde reside la gran fuerza de los autores, sino en sus especificidades: esos peculiares retratos de Scaldaferro, tan pletóricos como aparecen de plena humanidad; o los bodegones de Ayen, a un paso, dado en algunos casos, de la más cabalística y hechicera realidad. De nuevo, se trata del triunfo de la humanidad sobre la técnica.

* CTF Arquitectura y Urbanismo, S.L., c/ Los Doscientos, 19, bajo, visitable de 10.30 a 13.00 horas y de 17.00 a 19.00 horas. Gratis.

Por encima del pintoret

El figurativismo ha regalado una pléyade de pintores de mucho voluntarismo pero bajo pincel, los pintorets, con paisajes y bodegones. Por suerte, en ocasiones surgen chispazos creativos.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento