Según ha indicado la Guardia Civil en una nota, cuando un componente dio el alto reglamentario al conductor de un vehículo, tras acatar la orden parando el vehículo, emprendió la huida hacia el exterior a gran velocidad cuando le fue solicitado que se bajase y abriera el maletero.

Así, los agentes que estaban en el escalón de reacción, al observar la maniobra evasiva iniciaron una persecución, mientras que el vehículo circulaba temerariamente en dirección contraria por la N-351, con grave peligro para el resto de los usuarios.

Según ha señalado la Guardia Civil, en un momento de la persecución, el conductor, que circulaba con las ruedas motrices reventadas por el uso de los pinchos antifuga usados en el recinto aduanero, abandonó el coche y huyó a pie.

Dentro del vehículo, un Ford Fiesta, los agentes localizaron, en el maletero, 2.500 cajetillas de tabaco de contrabando, por lo que la Guardia Civil mantiene una investigación abierta para la detención del huido por los delitos de desobediencia a agentes de la autoridad y contra la seguridad vial, además de la infracción de contrabando.

Consulta aquí más noticias de Cádiz.