El Ministerio Fiscal había solicitado en el juicio un año de prisión para cada uno de los encausados por un delito contra la integridad moral. Alternativamente, había reclamado una multa de 14 meses a razón de una cuota diaria de 6 euros y un año de prisión por un delito continuado de coacciones en concurso real con un delito de lesiones psíquicas.

En la sentencia, que puede ser recurrida ante la Audiencia de Navarra, el magistrado asegura que "no ha quedado acreditada la existencia de las conductas de acoso, menosprecio, marginación, desprestigio, minusvaloración" que recoge el fiscal en su escrito de acusación y que constituirían la base para la existencia de uno o varios de los indicados delitos.

El juez estima que entre los acusados y la denunciante "sí que existía un mal ambiente de trabajo" y "una deteriorada relación personal", "pero ello queda al margen del Derecho Penal".

Consulta aquí más noticias de Navarra.