En su escrito de acusación, la Fiscalía pide penas que suman 57 años de prisión para los 10 acusados por delitos contra la salud pública en la modalidad de "sustancias que causan grave daño contra la salud". Además, a uno de los hombres también se le imputa un delito de tenencia ilícita de armas.

En el texto, la Fiscalía sitúa a la cabeza de la trama a JA.D.G, vecino de Pontevedra al que acusa de dedicarse al tráfico de estupefacientes "a mediana" o "gran escala". Así, le imputa la venta de 1.002 gramos de cocaína, con un valor en el marcado de 190.834 euros, a A.L, quien sería detenido en la localidad de Medina de Rioseco (Valladolid), cuando transportaba en su coche esta sustancia por la A-52.

Además, según el documento, JA.D.G también le vendía cocaína a MA.G.M. para su posterior venta a consumidores u otros distribuidores a nivel intermedio de Verín. Así, los investigadores aseguran que otros cuatro imputados C.D.S y su pareja V.A.D y los hijos de la primera J.M.D y V.M.D, eran quienes supuestamente vendían en la localidad ourensana las sustancias conseguidas por MA.G.M, que "utilizaba como tapadera su profesión de panadero" y con el que colaboraban los también acusados AJ.G, JL.B y J.A.V.

En las diligencias, en un primer momento, estuvo imputado un policía, para el que el Ministerio público pidió el sobreseimiento al considerar que solo era consumidor de cocaína que compraba a alguno de los acusados. Además, no se encontraron pruebas de que facilitase a la trama información de la investigación.

El juicio, por este caso que procede del Juzgado de Instrucción número uno de Verín, arrancará a las 10,00 horas.

Consulta aquí más noticias de A Coruña.