Error de la Policía brasileña
El vehículo ocupado por las parejas quedó con marcas de 18 perforaciones de balas. (EFE). EFE

La familia de Marcelino Ruiz Campelo, el turista cántabro tiroteado en Brasil, viajará el viernes hasta la localidad de Fortaleza, donde permanece ingresado, para darle apoyo y regresar con él a España, "quizá en quince días", para que reciba asistencia médica.

El padre de Marcelino Ruiz, Ezequiel Ruiz Rivas, confirmó hoy que él, su mujer y su hija viajarán el viernes a Brasil, donde esperarán a que mejore el estado de salud de su hijo para que pueda volver a España y ser internado en un hospital.

Confundido con un ladrón

Marcelino Ruiz Campelo, de 38 años, fue tiroteado el pasado miércoles por la policía brasileña tras confundirlo con un ladrón y permanece ingresado con paraplejia en la Unidad de Cuidados Intensivos del hospital Monte Klínikun de Fortaleza.

Su hermana confía en que la parálisis de Marcelino sea "reversible"

Su única hermana, Silvia, confía en que la parálisis de Marcelino sea "reversible", porque al parecer la lesión "está sin determinar", según les ha comunicado la novia de su hermano, que es la única persona de su entorno que permanece junto a él en Brasil desde que ocurrió el suceso.

Marcelino Ruiz Campelo, que es piloto de Spanair y que estaba en Brasil de vacaciones con su novia, podría ser trasladado a España "en quince días", una vez que los médicos que le tratan consideren que su estado de salud es estable.

El herido podría ser trasladado a España en un avión medicalizado y posteriormente será ingresado en un hospital español, todavía por determinar.

Su padre explicó que están buscando "el mejor" centro sanitario donde su hijo pueda recuperar al máximo la movilidad.

Desde el principio, según explicó su hermana, el joven ha mantenido "esperanzas de recuperación" y en estos días "está evolucionando bien" con la ayuda y compañía de su novia.

La familia ha hablado varias veces con Marcelino y percibe un cambio "a mejor" en su estado de ánimo.

Ezequiel Ruiz agradeció la atención que su hijo está recibiendo de la Embajada de España en Brasil, del propio gobierno brasileño y del hospital donde está ingresado, en el que recibe "un trato exquisito".

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE SANTANDER